Sólo se trata de sobrevivir

February 20, 2006

Me he comprometido conmigo (el peor de los compromisos, para un fóbico culposo) en no volver a referenciar al Cholo Simeone con aquella deslucida y vulgar frase que, y comenzando por cumplir con la promesa, justamente ahora -y nunca- volveré a recitar. Estimo que, las palabras y las frases tan hechas, se gastan y su deterioro, le hacen perder vigencia, potencia y credibilidad. Y la sentencia indigesta a esta altura.

Simeone se hace cargo de un gran problema. Después discutimos sus intereses y sus afanes, esto último en sus dos acepciones. El estado futbolístico e institucional de Racing es y sin exagerar, angustiante. Podríamos compararlo el de un pobre humano arrollado por un Tsunami argento, que ayudado por un sobreviviente, ingresa a la guardia del hospital en estado desesperante, moribundo, desangrado y en paro cardiorrespiratorio. Al médico que lo recibe, no se le ocurriría preguntarle a quien lo acompaña, a cuál etnia pertenece el moribundo, cuál es o era su ideología o si, por las noches y a escondidas; se vestía de mujer, si es un hombre o, se desvestía de hombre, si es mujer. La vida está en juego y la prioridad es la supervivencia del agónico sometido a la furia del tornado; desahuciado y doliente por la brusquedad y fiereza del vendaval.

Por ello y sin caer en lugares comunes, tan comunes y recurrentes que hartan y aburren de tan comunes y recurrentes; es que, lo único que le demando a Simeone (obviaré, también llamarlo por su apodo) es que no se convierta en un hábil declarante, que prescinda de la molesta y patética sobre exposición televisiva y radial. Alcanzó y sobró con la movida periodística del retiro del pasado viernes. Fue bochornoso, lo de las banderas de agradecimiento de los “hinchas” colocadas desde ¡adentro de la cancha! y qué, -como no podía ocurrir de otra manera- fueron retiradas terminado el partido, ya entrada la noche, ¿por quienes? si, acertó: por personal de Blanquiceleste S.A. ¿Qué necesidad había de semejante autobombo?

A Simeone, por ahora -sólo por ahora- le pido seriedad y trabajo. Y no digo mucho trabajo, sencillamente, trabajo. Muy a pesar mío, que acometa con el milagro de hacer jugar a once fantasmas y así obtener la mayor cantidad de puntos. Con actitud, -palabra de moda, muy top- y salpicado de irrefutable decoro y dignidad.
No hablo de transpirar la camiseta, imposible de comprobar con  el modelo (bellísimo, digámoslo) Nike anti-transpirante Dri-Fit. Por ahora, tan sólo por ahora y en presencia del estado anémico galopante, con pérdida de conocimiento y en paro cardiorrespiratorio, se impone intentar recuperar el umbral fisiológico elemental de respiración. Y a partir del ingreso de oxígeno fresco a los alvéolos pulmonares, de a poco y muy lentamente, recobrar el conocimiento, el estado de conciencia y la movilidad, para más luego, andar. Primero y mansamente, a tientas; luego, a paso firme. Pero hoy, se impone respirar.

Futbolísticamente hablando estimo que, existen mayores posibilidades de ganar jugando bien que haciéndolo mal. Y aquí, ingresaré en el terreno de la subjetividad ¿Qué se entiende por jugar bien? Seré muy lineal, práctico y sencillo: el primer pase debe de intentar ser dirigido a un compañero, el que tiene la misma camiseta con distinto número, el esbozo de una gambeta, será aprobado como un gesto de grandeza, una finura; omitido lo anterior, que la entrega tenga destino medianamente seguro en el compañero elegido (más/menos un metro, se acepta como índice normal de desvío). Un consejo: olvidar el pizarrón y sus flechas: sean libres, ¡la imaginación al poder! entonces, si el receptor está inspirado y no en Dinamarca bosquejando viñetas en contra de Mahoma o en su defecto, es efectivamente un fundamentalista de Mahoma incendiario de embajadas, en esos casos, que tire el lápiz, el papel y las antorchas y reitere la maniobra, para y de esta manera, trasladar el balón (es redondo, recordar) a su colega; en caso de no conseguirlo, copiarse; está permitido; pasará desapercibido. Ahora, si el grado de inspiración es fronterizo a lo celestial, el pase puede tener como destinatario a un tercer compañero de escuadra.

Si con este esquema tan simplón, se consigue arribar al área rival, buena parte de la cuestión estará resuelta. El resto depende de imponderables o circunstancias constantes: existen rivales que imaginan lo mismo, con una diferencia notable: apuntarán en la dirección contraria, a nuestro arco. No es un dato menor, teniendo en cuenta, que el próximo encuentro, estará entre los de casaca roja, el Pibe Maravilla. A respetarlo, pero no temerle.
Creo en el esfuerzo, en el prodigarse, en la concentración, pero por sobre todo, en el talento innato y en la idoneidad. Y también en la aptitud con que se puede adquirir bravura y constancia. En tal caso, será consecuencia del valor y el carácter. Menos lustroso y brillante, pero a la postre útil y beneficioso.

La tarea de Simeone no será sencilla, mejor suerte le deparará la ciencia y el destino a los cirujanos de Transformaciones con la lipo y by-pass gástrico al conductor radial y televisivo Tota Santillán.
Lo de Racing no se soluciona con cirugía estética. Racing está en lista de espera del INCUCAI futbolístico, en emergencia nacional aguardando por un transplante cardíaco. Corre con una ventaja: su hinchada, ese pueblo que lo sostiene y alienta tras la causa y que, como ha quedado demostrado, se encarga de derrotar imposibles. Obtendremos y ofreceremos de manera desinteresada un nuevo y compatible corazón por nuestra Academia Racing Club. Pero sepánlo: todo tiene un límite. No se consiguen corazones de buenas a primeras y todos los días. Escuchen bien: a cuidarlo, mimarlo y educarlo. Cuando volvamos a vivir, habrá tiempo para los debates, discusiones sobre las causas y los efectos, el pasado, el presente, el futuro, el o los culpables del accidente, que alertados por el Servicio Meteorológico Nacional, miraron para otro lado. Caso contrario, nuestro Racing observará crecer las flores desde abajo.

Hoy Simeone no es el mejor médico para el accidentado, pero entre sus manos tiene a alguien que amamos y su supervivencia depende de sus más que modestos y exiguos oficios. No tenemos otra chance. Es así. También lo sabemos y somos conscientes: Es apenas un médico residente, camina y aún espolvorea harina de su guardapolvo. Un novato con una docena de guardias, recién recibido y que ha sido nombrado director del hospital Garraham. La función lo excede, se asusta de ver sangre, orina, tripas y caca, pero y además, no tiene pinta de cirujano. Ahora y en la soledad de la guardia ¿qué hacemos con la víctima tsunamizada y sus crines sucias y pegoteadas de sangre? ¿Confiamos en él o dejamos abandonado al estropeado de muerte en la camilla de la guardia? Estimo que y de manera primitiva y elemental, solo se trata de volver a la vida. Entonces si, ya no existirán excusas para volver a equivocarnos.

Norberto Trinchieri ®

One Response to “Sólo se trata de sobrevivir”

  1. Tino Hargén Says:

    De acuerdo en el concepto de fondo Norberto, si estamos en emergencia y necesitamos un transplante hay que confiar en el médico que nos está atendiendo, y nos tenemos que conformar con salvar los minimos signos vitales. Pero solo una duda: ¿no había otra que recurrir a este médico residente? ¿Estábamos en el medio de la pampa y no había otro médico en 2000 kms a la redonda? Hmmmm. Porque esa la lógica perversa a la que no me quiero acomodar, desde que se inventó al Dr Fillol y se inaguró el sistema de salud de usar a lo practicantes médicos con chapa de buenos estudiantes para evitar ir a ver un cirujano experto. Ojo, no era el Dr. Simeone la única opción como no lo eran ni Fillol, ni Rivarola ni menos el enfermero Quiroz. Más bien aquello fue lo que condujo a esta cardiopatía terminal. ¿Por qué esperar que ese mismo criterio nos salve ahora?


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: