Funciona con Rod

March 3, 2006

Hubo un tiempo pelado en la época del calvo. Hubo una asamblea precipitada. Hubo una puesta en escena. Hubo un discurso. Hubo un redoblante. Hubo uno que apuntó. Hubo un asesino que impactó sobre un semejante. Hubo un cristal roto. Hubo sangre. Hubo una oportunidad para los imbéciles y violentos. Hubo furia irracional. Hubo el tiempo necesario para demoler todo aquello que se interpusiera delante de ellos y desplegarse ante las cámaras de los monopolios, como señalándoles: Mírennos, estamos aquí y somos los que más aguante tenemos. Imbéciles. Hubo tiempo suficiente para percibir que la policía es, policía. En su escuela no leen a Pierre Bourdieu. Y curan a los perros, como se cura a un perro. Y si tienen que matar, matan. Hubo tantas similitudes, que hizo sonar alarma.

No tengo dudas: de haber estado el gerente de facto frente a los imbéciles y violentos, algún redoblante por el estilo, hubiese volado. Y hoy estaríamos lamentando una torpeza más. Otra imbecilidad de los imbéciles.
Mohammed Atta se estrelló contra las Torres Gemelas el 11-S. Está muerto. Si intentan hacer algo en contra de alguien, tienen que buscar por otros lugares. A los imbéciles no les dá el cuero. Dicho y escrito de manera decididamente literal, por si cabe alguna duda.

La cancha está suspendida y habrá que ir a jugar con los chiches a un patio prestado. Y el patio es el Estadio Único de La Plata. El fastuoso y vergonzante recinto, obra y arte de la corruptela de esta década. Sus escalones moldeados y acabados en polvo de mármol blanco y con un techo que todavía no fue y seguramente será, ahora varado y con su garantía vencida en el Astillero Río. La empresa constructora Birdair no se hace cargo de colocarlo y del seguro, mejor ni hablar. Un capricho absurdo de Eduardo Duhalde y el intendente Julio Alak para que juegue allí La Plata Fútbol Club, su empresa o su club, vaya uno a saber. Un absurdo que pagamos todos los contribuyentes del Estado Nacional, como cómplices dóciles y obligados que somos y revalidamos de esa manera, el viejo slogan que enuncia: los impuestos vuelven al pueblo hecho obras. A no quejarse, el Estadio Único es de todos, por lo tanto es de Racing y jugará de local allí. Pero nada es perfecto, Boca Juniors también lo será. Maravillas de la postmodernidad.

Será por lo arriba resumido que, no logro vincular el escenario del intendente con la pelota y el fervor futbolero. Su mención remite a la música. Será porque allí reapareció el tipo que conmueve con sus letras atascadas y crípticas. El poeta enrevesado que perfora almas con su voz distintiva. Será porque allí, en Noviembre del año pasado, Carlos, el Indio Solari volvió a convocar a las tribus ricoteras. Será también, porque un amigo de quien esto escribe estuvo allí, presente. Y no estuvo en cualquier lado. Alejo Von der Pahlen sopló la boquilla de su saxo tenor Selmer en aquellas noches de misas y rituales de añoranzas redondas. Alejo es uno de Los Fundamentalista del Aire Acondicionado.

Será por eso que se me ocurrió persuadirle al deté Simeone que, al retorno del día franco concedido al plantel, decomise todos los iPod’s de los jugadores, deletée uno por uno los MP3 de cumbia y reggaeton y les transfiera vía USB una carpeta de Rod Stewart, con cualquiera de los volúmenes de la ristra “The Great American Songbook” con edición en DVD incluida. Esa serie de disquitos incalificables e inclasificables, capaces de excitar y despertar la sexualidad de las piedras. Tiene que resultar. Sobrada táctica y estrategia, para tan magra cosecha en fútbol y en puntos. Tanto viaje al divino botón para seguir de mal en peor. Estimo que, un poco de glamour visual y auditivo no vendrá nada mal.
Personalmente, prefiero el calambre producto de la lectura y puesta en práctica del Kama Sutra, que el fastidio producido por una contractura fruto del embote intelectual que conlleva leer, interpretar y ejecutar las flechas del pizarrón; apuntando al infinito de como perpetrar de manera correcta un saque de banda. Prueben, peor no se puede estar.

Y que lo escuchen y lo miren a Rod. Un poco de sosiego, una pausa, cierta calma para que, en medio de tanto vértigo, aceleración, presión, músculo tenso y agarrotado, de meta huevo que tenemos que ganar; la vida los mime y malcrié un tanto. Un poco más. Que observen a Rod, el epicúreo. Su andar y su empilche de Dolce & Gabbana alboroza y vivifica la visión más gélida. Suaviza y entibia. El semitono de Rod mitiga la irritación visual que provocan los videos de caídas de pelotas, de pelotas paradas y cortinas al primer palo. Además y después de todo, en el partido real, nunca despunta y amanece una maldita jugada elaborada en la semana.

No tengo el dato exacto, la precisión o la certeza absoluta, pero alguien me contó que Rod Stewart es fana de la Academia. Y si funciona con Rod, funciona con vos, Simeone.

Norberto Trinchieri ®

3 Responses to “Funciona con Rod”

  1. Pablo De Luca Says:

    Estimado N:

    En el texto tenemos algunas coincidencias.
    John Lennon era de Racing, hay registros de ello y tamaño hincha cosechamos en ocasion a la 1er copa del mundo obtenida ante el Celtic de Glasgow.
    De Rod Stewart no me consta.

    Un abrazo,
    Pablo


  2. Suscribo casi todo, con un “casi” de gusto más de que de certeza. Porque en realidad les resetearía los I-pod cargándoles música de Pink Floyd interpretada por la Real Filarmonic Orchestra …mmm … sublime. Serena los espíritus y enciende las mentes, justo lo que nuestro “equipo” necesita.
    Tal vez sea el momento de salir con una batuta entre los dientes, en lugar del cuchillo. O al menos con un vinilo de Carlos Gardel, el mayor cantautor racinguista.
    Un abrazo
    Julio

  3. Fabio Rojo Says:

    La imaginación de Norberto es satírica. Y enorme.
    Se ríe de propios y extraños con el “dicen que Rod Stewart es de Racing” y no trepida en hacer pisar el palito a los fieles de la megalomanía más fielllllll del mundo.

    Stewart nació en Highgate, una barriada de Londres donde está enterrado Carlitos Marx. Escoceses eran los padres. Quizás sea hincha del Rangers, rival del Celtic de Glagow. Quizás por rivalidad haya reconocido hinchar por los argentinos blanquicelestes en el 66, como lo hicimos entonces -incluso- los argentinos rojos. Who knows?

    Pero ahí fueron, de cabeza, a tirarse por el trampolín, como hermanitos menores entusiasmados: uno, diciendo que Lennon y el otro, que Gardel.

    Gardel era burrero, no tenía mayor idea sobre una pelota.Era amigo de Ochoíta, el wing, que lo invitaba a ver a Racing. No hay anécdota ni documento ni declaración de Gardel sobre su hinchismo.

    De Lennon, en fin…
    Creo que en el 66 estaba más pendiente de los ensayos de Sergeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band y el LSD que de la existencia de Rulli.

    Pero no está mala la idea de racinguizar gratis a los grandes. Habría que evitar que fueran muertos, que no tienen la chance de defenderse.

    Dicen, y no puedo recordar quiénes, que a Gandhi lo mataron por firmar en favor de S.A.R.C.A.C., que Cristo no ayunó en el desierto sino una temporada a préstamo en Argentino de Mendoza y que Don Rodrigo Díaz de Vivar empezó a ser llamado el Cid Campeador cuando expulsó a los rojos de España.

    El delirio no está mal.

    Aunque para matarle el punto al delirio del DT, un tipo de “códigos”, va a hacer falta que ceda el delirio -destructor- de la “barra”.

    Antes de que llegue Melconián con los billetes de Carlo e imponga el nuevo “código de barras”.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: