…relájate y goza, colaboración de Julio Savastano

March 24, 2006

Los tiempos cambian pero la gente no. Tal vez no se adecua la gente a los nuevos tiempos, pero cada día estoy más convencido que los nuevos tiempos no se llevan bien con la gente.

El hombre se formó con normas de conducta y carácter que le signarán su comportamiento por el resto de su vida. Intentar que cambie su forma de ser por solo haber cambiado los tiempos o porque otros se lo demanden es una utopía. Emular a otro, esa práctica crecientemente difundida por ausencia de convencimiento en las propias creencias, cuando no por la necesidad de “pertenecer” más aún que por búsqueda de satisfacciones que el emulado ya acumuló y que a veces muestra casi impúdicamente, no es ni a la corta ni a la larga el mejor camino para crecer ni para sentirse conforme con uno mismo.

Ser hincha de Racing es un sentimiento que, si en algo nos hermana, es en sentirlo como si se tratara de ese amor a la madre en común. Pero eso no significa que, aunque seamos mellizos hijos de nuestra madre Racing, pensemos en La Academia de la misma manera. Hoy puedo coincidir con mi hermano que es conveniente pintarle la casa a nuestra madre, mañana tal vez pensemos distinto, y nos encontrará a mi hermano pintando y a mí arreglando los techos.

Con Racing pasa lo mismo. Quién va a negar que todos lo queremos, pero cada racinguista -más allá de algunas coincidencias y ciertas emulaciones- es también un ser individual, que cuantas más ideas tenga dándole forma a su amor académico más le costará integrarse gregariamente con otros racinguistas. Pasa en la vida, pasa con Racing también.

Tenemos un amor en común y un enemigo en común. Ah, claro, me había olvidado de éste. ¡Cómo para olvidarlo!

Y los racinguistas ¿qué hacemos mientras tenemos a un enemigo en común, que también es enemigo de nuestra madre Racing? Nos peleamos, como si no hubiéramos aprendido nada del Martín Fierro ni de la vida.

Ni siquiera nos peleamos como hermanos, porque los hermanos se pueden pelear entre ellos, pero guay de que venga uno de afuera, la unión hace la fuerza y el forastero pierde. Ni siquiera nos peleamos por una mujer, o las racinguistas por un hombre, nos peleamos porque simplemente queremos llegar más allá que nuestro hermano, y más pronto, y tener más fama, y posiblemente más dinero. Pero si en el camino el enemigo común embarazó a nuestra madre, ahí si, ahí vamos a echarle la culpa a nuestro hermano antes de ayudarla con el aborto y de matar al violador.

Racing es un caso especial. Nos hace sentir como una chica virgen a cada rato: tenemos una primera experiencia, por arte de gracia volvemos a ser vírgenes y volvemos a tener otra primera experiencia, y así. Y las que están por tenerlas nos preguntan: “¿y a vos cómo te fue? ¿cómo es?” Y anchos (o anchas) les decimos “ser el primer campeón mundial argentino es lo másssss”, o “ser el primer campeón de la Supercopa me re-copa ¿viste?”, o “ser el primer grande en quebrar es una experiencia alucinante”, o “ser el primer beneficiado por la Ley de Fideicomiso Deportivo te pone up”, o “ser el primer club gerenciado es integrar el jet-set internacional, man, junto con el Manchester, el Chelsea, el Corinthians y pocos grandes más”. Y no hago mención de ser el primer grande en pasar dos temporadas en la B, ni haber sido el único club que compró un jugador a un valor récord para luego no poder pagar los sueldos al resto, ni, bueno, tantas otras experiencias que hemos vivido antes que otros. Somos la rata de laboratorio del fútbol argentino, y lo aceptamos, así, a calzones caídos. Pero eso sí, mientras nos puteamos entre nosotros.

O mientras queremos ganar una carrera que nadie sabe dónde empezó pero a la que te sumás cuando tenés ganas. Y te bajás cuando te pudriste de tanta mugre.
Pero eso sí: no nos olvidemos de pelearnos, ni siquiera cuando damos el portazo del final. O en nuestro último suspiro.

“¿Y vos quién te creés que denunció antes que nadie a Fulanito, Sutanito y Menganito? Nosotros”.
“¿Y vos qué carancho lograste con la denuncia? ¿Que salieran libres de culpa y cargo y que no podamos volver contra ellos?”
“¿Y vos dónde estabas cuando nos movilizamos a la casa de Perengano?
“Yo estaba denunciando a Perenganito en Tribunales, papá, para que sepas.”
“Y yo después fui a apretar al técnico, fui, para que empatáramo el domingo”
“Pero yo voy a denunciar al órgano fidu, fedo, fudi, bueh, a ese la semana que viene”
“¿Quienes? si Uds. no pueden juntar ni para el boleto a La Plata”
“Y Uds nunca juntan más de 40 tipos ni para festejar un campeonato”
“¿Y Uds.? Uds. ni siquiera se mueven porque tienen artrosi, tienen”
“¡Pendejo anaencefálico!”
“¡Viejo arteriosclerótico!”
(Y ambos): “Forro de Marín”

Y la cosa va subiendo de tono, y nos parece lo más normal del mundo. De más está decir que al otro día todos los diarios (que leen 4 millones de hinchas de Racing) elogian la gestión de Perengano, mientras éste disfruta recordando cómo violó a nuestra madre.

¿Seremos tan imbéciles que no nos damos cuenta que primero es lo primero? ¿Que primero es vencer al enemigo en común para luego enfrascarnos en nuestras propias convicciones sobre lo que debe ser el recambio? ¿Y que, inclusive, se pueden hacer ambas cosas a la vez, pero no al revés?

Hasta ahora parece que no. Parece que la violación es inexorable. Parece que es de quintillizos.

“Mamá Racing: relájate y goza”

Julio Savastano

One Response to “…relájate y goza, colaboración de Julio Savastano”

  1. Leandro Says:

    disculpame julio pero: Ademas de SARCAC.. existe alguien mas???? Algun otro que haya hecho algo??? alguno que haya denunciado a alguien? No comparto la editorial porque no se entre quienes se pelean, ya que para mi hay un solo “boxeador” y no estoy ninguneando a nadie, sino que no lo conozco.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: