Purgando la condena, colaboración de Julio Zoppi

March 25, 2006

Que decir frente a lo irremediable. Otros años podíamos hablar de tácticas equivocadas, polemizar sobre si era conveniente adoptar planteos más ofensivos o defensivos, discutir el por qué de la ubicación de un jugador y no de otro en determinado lugar del campo de juego. Hoy nada de eso tiene mayor sentido, jugar con 3, con 5 o con 10 en el fondo es lo mismo. Que el Pipa Estevez sea la figura extrañada, o que haya que recurrir a Capria como única esperanza de un destello de desequilibrio que se hace cada vez más utópico dada su discapacidad física actual, nos habla de nuestro más absoluto vacío. Esta vez no existen casi alternativas de la que podamos hablar con algún sentido, sólo queda sobrevivir a un terror que avanza y cumple su función. La actualidad nos obliga a una cruel ejercitación de la imposibilidad, de la capacidad de soportar el dolor de la impotencia. Norberto se espanta de la mediocridad futbolística de Luna, es un ejemplo de tantos, es sólo cuestión de elegir, sobran casos de impresentables rendimientos, pero para qué forzar la expectativa sobre estos muchachos en algo que los excede más allá de sus límites naturales. Estamos así por tener un plantel malo, horrible, totalmente fuera de un nivel regular de primera división. Frente a eso, no existen más que paliativos. Este torneo es para Racing asistir a la agonía con un cáncer terminal cuya única posibilidad de mejora es lograr unos días más de vida. Quedan pocas drogas que administrar, a no ser alguna morfina que nos adormezca para mitigar el dolor. La estrecha esperanza concreta es algún puñadito más de puntos para no cerrarlo hipotecando tanto el futuro del promedio. La suerte está echada, aunque se logre en las fechas que quedan la utopía de ganar un partido no queda demasiado por hacer. De todos modos no se puede evitar mencionar que se suman otras cuestiones que enrarecen más el ambiente: jugadores que se lesionan como moscas y ni un poco de fortuna para meter algún gol de esos que todos los equipos meten alguna vez, de rebote o con la nuca. Pareciera que la desgracia llamara a más desgracias.

Yo pienso que una forma de borrar esta tristeza es ponerse a trabajar ahora mismo para evitar las secuelas de este abismo. Los racinguistas tenemos que pensar que vamos a hacer en junio para enfrentar el torneo que viene donde algo deberá cambiar, por no decir que TODO DEBE CAMBIAR. Hay que estar mirando eso ahora, y hacer algo –todo lo que podamos hacer- ya mismo, no podemos esperar ni un minuto, porque sino va a ser tarde como fue tarde en el verano cuando se decretó la condena que estamos purgando este semestre. La verdad es que no se por donde empezar.

Julio Zoppi © Arquitecto y Blogger

Site: Hargentina

One Response to “Purgando la condena, colaboración de Julio Zoppi”

  1. Leandro Says:

    pero claro, es hora de que se despierte el pueblo Racinguista de una vez! Basta de quejarse en la cancha y volver como ovejitas a sus casas, de putear contra el televisor, es hora de que el club vuelva a ser nuestro!!!!
    Debatamos, juntemosnos en el predio (QUE ES NUESTRO), que club queremos, como lo recuperamos, como recuperar nuestra identidad, como ir a la cancha a pasar el dia, sin que ella sea un campo de concentracion, llena de rejas, alambres, policias, controles, y silencios obligatorios.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: