Toxi-Racing: La tendencia Otoño-Invierno

April 4, 2006

Lo confieso: no se si recurrir al reflejo instintivo, brutal e irreflexivo o apelar a un análisis medianamente juicioso y políticamente correcto. En cualquiera de los dos escenarios, no lograré -ni medianamente- hilvanar con módica prolijidad, alguna huella narrativa decorosa. Ando perdido y con mi estupidez a cuestas. Pero por alguna parte hay que comenzar. Y nada mejor que despuntar con lo textual e inmediato:

“Ninguno de los jugadores que estaban en la cancha es pateador de penales. Erraron penales Maradona, Rubén Capria y Zico; y ahora Moralez” (Diego Simeone)

Si un profesional que vive, pura y exclusivamente por y para el fútbol, no posee aptitudes técnicas para ejecutar un penal, estamos fritos. Si es necesario hacer un post-grado o una maestría en “Penal: tiro desde los doce pasos”, alguna estrategia naufraga en los pizarrones de Mis Marías.

Cada día, el fútbol y sus protagonistas se revelan ante mí como mundos inauditos y extravagantes. Me reconozco inculto y mal llevado. Pues bien, después de todo -y no es poco- restaban casi noventa minutos para intentar jugar al fútbol (léase bien: intentar jugar), tiempo por demás holgado para revertir el peor de los comienzos. De los tantos y conocidos peores momentos. Cualquier momento, para ser exacto. Pero no. La tendencia otoño-invierno es el Toxi-Racing: fricción, choque, roce, la pelota por el aire y a rezar cuando el balón bordea las áreas.

Eso sí: a concentrar en la semana. Mucha concentración, poco dialogo y al que no le gusta, que se vaya. Y sino, que lo cuente el Mago Capria. ¿Para qué tanto encierro? Ah, no sé. Que el Chino Fierita Luna ocupe una plaza de titular es, a esta altura, descabellado. La sóla mención provoca un brusco descenso de las defensas de mi aparato inmunológico. Es derribar el umbral moral y anímico del más optimista. Pregunto: ¿Concentra Luna? Si es así, no se nota ni un poco. Avísenle: la pelota es redonda, como sus pies.

La que sigue no es una defensa del deté, ni mucho menos. No expresarlo, estimo, sería una necedad de mi parte: Diego Simeone más que un hábil empresario, es un kamikaze. Más sencilla la tienen los fedayines. Nadie en su sano juicio o con dos dedos de frente, tomaría bajo su mandato semejante plantel. Seamos sinceros: expone su reputación de jugador internacional, trayectoria y prestigio. Lo que no es poco. Y si algo más hay que reconocerle, es el dar siempre la cara. Después discutimos sobre su capacidad; aunque, no deja de ser real que, esta sería la única virtud para estar sentado en el banco de Racing. También lo se: la historia del club es más grande que la del deté. Pero esa es otra historia. Hoy es hoy y esa estrella es nuestro lujo. Un lujo o un negocio tan pequeño y simple como vos. O como yo.

© Norberto Trinchieri

One Response to “Toxi-Racing: La tendencia Otoño-Invierno”

  1. Leandro Says:

    Una vez mas, un placer enorme leerte!
    Yo creo que las cosas, lamentablemente, tienen que ser de esta manera. Y no me refiero a la actualidad patetica de Racing, sino del periodismo. Como puede ser que uno lea los mejores escritos sobre el club en un blog como este, o en la pluma de algun listero de la Racing net, o quizas en la pagina de la Fillial Espanya donde escribe el fenomeno de Fernando Otero, que escribía tan bien y decía tantas verdades que lo separaron de Olé.
    Leer la supuesta voz del hincha en el diario deportivo es sentirse menos representado que en esta democracia. Leer sobre la parte institucional desde hace 6 años en los grandes medios, es presenciar la obsecuencia tragicómica más canalla a la que se puede asistir, donde se ha hecho la vista gorda a todo tipo de atropello hacia el hincha y hacia la histórica gloria.
    Y parece que tiene que ser así, que las verdades y las buenas plumas seguirán por fuera de esos grandes medios que jamás escriben si no es persiguiendo un interes. ¿Pero en verdad tendría que ser así? No, claro que no. Pero parece que terminamos creando una comunidad cerrada y enorgulleciendonos de saber lo que otros no, y de disfrutar algo para pocos, como si fuera solo un gusto nuestro el leer verdades que estén bien escritas, como si los lectores de olé o clarín les gustase comer mierda y nosotros los miremos desde enfrente. No tendría que ser así, pero cómo cambiarlo? Cuando un medio masivo se compromete con la verdad sin reparos de otro tipo? Parece que nunca, entonces seguiremos reuniendonos al costado de la ruta, hasta que se la cortemos y seamos tantos los ‘outsiders´que ellos tendrán que caminar con nosotros y ya no sea Así sino a nuestra manera.
    Brindo por este blog!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: