Dos viñetas deportivas, colaboración de Julio Zoppi

April 27, 2006

Iba a escribir una especie de parábola pseudo poética con el chino Luna, ante el inédito y milagroso suceso de la conversión de su gol frente a Quilmes el domingo pasado. “Así en la luna como en la china” se iba a llamar, pero preferí dejar que esto continúe en silencio, que esta cosechita final de puntos no se detenga. En cambio dejo dos viñetas deportivas, una de tenis y otra de fútbol.

Tenis

La pregunta: Ante las decenas de puntos que regala por partido debido a su imposibilidad actual de meter sus saques ¿Por qué Guillermo Coria no saca de abajo? Siempre me pregunté, desde las épocas de Gabrielita Sabatini que solía tener problemas con su saque -no tan graves como los actuales de Coria- porqué en el tenis profesional a nadie se le había ocurrido probar un saque “de abajo”, es decir lanzando la pelota a media altura y pegando un revés o un drive directo, que al picar por ejemplo con top-spin lograra al menos una puesta en juego de la pelota segura con posibilidades de darle buenos ángulos, sobre todo en superficies lentas como polvo de ladrillo donde el daño que puede obtenerse con el saque “desde arriba” tradicional no es tan decisivo. Omar Genovese es un experto en materia tenística quizá tenga una explicación técnica a mi inquietud. ¿Es descabellado que un jugador profesional decida usar un saque “de abajo”?. ¿Hay alguna cuestión de reglamento o más bien de “honor”, donde sacar de abajo sería una “deshonra deportiva”? En el caso de Coria creo que podría ser una salvación

Fútbol

El tema es la polémica sanción de Pezzota el domingo pasado en el tiro libre del partido Vélez-Boca, que me tuvo dando vueltas la cabeza por el desafío reglamentario que provocaba. Después de estudiarlo bien llegué a la conclusión de que su fallo fue correcto en este caso. Con la salvedad que no encontré en el reglamento de fútbol una regla clara que exprese hasta donde, cuando y cómo un árbitro puede retrotraer una jugada, creo que de hecho si hubo muchos casos válidos y que avalan esta situación. Repaso la jugada del tiro libre: Después de cobrada la infracción, mientras la pelota está fuera de juego y se realizan los preparativos para la ejecución, se agreden o manosean dos jugadores – Ledesma y Broggi. El árbitro no lo advierte y da la orden de abrir el juego, la pelota es pateada por Díaz, rebota y sigue en juego. En ese momento el árbitro ve la bandera del asistente y detiene el juego. Recibido el informe, a mi juicio correctamente toma las decisiones que corresponden retrotrayendo la acción al momento del evento informado: sanción disciplinaria a Broggi y Ledesma, y reanudación con la puesta en juego nuevamente del tiro libre que debía patearse en el momento de producida la acción, ya que el juego estaba interrumpido en espera de ejecutarse el tiro libre. No corresponde dar pique ya que esto sería ignorar la influencia que pudo haber tenido en cancha la permanencia de estos dos jugadores sancionados, sin estar sancionados. En este caso fueron amonestados, pero ¿que hubiera pasado si la sanción disciplinaria era de expulsión? Supongamos que tras la agresión, Díaz pateaba el primer tiro libre y Ledesma recibía el rebote de la barrera y convertía el gol. El juez convalidaba el gol y en ese momento veía la bandera del asistente que le informaba de la agresión de Ledesma en el momento previo a la ejecución cuando el juego estaba detenido. Hubiera correspondido que expulsara a Ledesma y retrotrajera la jugada al momento del hecho, haciendo ejecutar el tiro libre de nuevo y anulando el gol, ya que ese gol, de ser convalidado hubiera sido realizado por un jugador que debía estar expulsado. Hay un antecedente válido para mí en el caso del ex árbitro Javier Castrilli en un partido de Argentinos Júnior-Gimnasia de unos años atrás. En aquel match cuando se patea un corner, la pelota sale del área hacia el medio campo, Castrilli da continuidad al juego, y el línea Claudio Rossi levanta su bandera. Castrilli lo ve segundos después y detiene la jugada en el sector medio del campo. Luego, informado por el asistente Rossi de la agresión del jugador Germano de Argentinos a un jugador de Gimnasia, retrotrae la jugada y en vez efectuar solamente la sanción disciplinaria y dar un pique en el lugar donde detuvo el juego, retrotrae la jugada y no sólo sanciona disciplinariamente a Germano –lo expulsa- sino que da penal. Este es un caso que resulta semejante al que sucedió con Pezzota. En aquel caso la única diferencia es que cuando Germano agrede, la pelota estaba en juego, y en el caso de Velez-Boca, la agresión mutua se da cuando el luego está interrumpido. Lo que no veo diferencia es en el criterio de retrotraer el juego al momento en el cual se cometió la acción vista por el asistente e ignorada por el árbitro. De haberse aplicado el criterio de no retrotraer y dar pique, Castrilli hubiera solamente expulsado a Germano y dado un bote a tierra en el sector donde estaba el balón cuando detuvo el juego. Cuando el asistente avisa de un hecho incidente en el juego que el árbitro ha ignorado, éste si da crédito al mismo debe y puede retrotraer el juego al momento de dicha acción, tomar las medidas disciplinarias y de juego que correspondan, y luego reanudar el juego desde esa situación.

© Julio Zoppi

Arquitecto y blogger

Site: Hargentina

4 Responses to “Dos viñetas deportivas, colaboración de Julio Zoppi”

  1. Omar Says:

    Cual sobrepique en carpeta bielorrusa, contesto la primera parte, la referida al ex deporte blanco.
    Antes que nada, soy docto pero no un experto, por lo cual puedo vertir algún que otro concepto un tanto alejado de la verdad erudita. Hace algunos años, Hingis, durante la final de Wimbledon, enfrentando a Graf, sacó de abajo, con slice, en abierto desafío al umpire, a su rival, y a todo el público. Como un acto de rebeldía y protesta, y también porque estaba caliente como iguana con púas. La alemana la estaba cagando a palos. Pese al saque de abajo, totalmente reglamentario, perdió de todas formas. Se fue derechito al vestuario y se puso como loca, que no quería recibir el segundo premio, insultando, histérica, brotada para la mierda. Medió la madre (se habló de un par de bifes) y con los ojos rojos como culo de mandril, la Martina compartió escenario con la campeona.
    Sacar de abajo es reglamentario, lógico en un jugador que tenga lesionado el hombro o algún tendón y no quiera desperdiciar el marcador favorable. Pero también es una cargada al rival, es como decirle, tomá, mirá que fácil y despacito va, dale, pegale bien, boludo! En términos de “códigos no escritos”, eso significa. A nivel profesional, desde la estrategia y la técnica, hoy, es al pedo intentar sacar de abajo. Primero porque la tecnología de raquetas permite a los jugadores darle mayor aceleración a la pelota “muerta” que antes, y segundo porque la caída de la bola en el rectángulo de saque le quita peso y velocidad. El saque, al menos en tenis, significa comenzar el juego, y desde él se juega para armar el punto, para ganarlo. Si desperdiciamos la oportunidad de sacar ventaja con ése golpe, esencialmente le dejamos la iniciativa al otro, y es ahí donde viene el rival como un resorte, revoleando la raqueta como un bate de baseball, para sacudirnos un bombazo abierto a alguno de los ángulos.

    Lo de Coria, me parece, es otra cuestión. Coria ha perdido el punto de equilibrio en el saque. Por un lado tira la pelota muy alta y espera que baje para darle topspin. Y por otro, la tira encima de su cabezota. Por eso se le queda tanto en la red. O si pasa, no tiene ni peso, ni velocidad, ni un carajo, y le queda al rival a la altura de la cintura para que le pegue cómodo, tomando un café, casi… El otro aspecto, es la falta de aceleración del movimiento. Por falta de confianza, por impactar la pelota en una altura y ubicación incómoda, al tipo le sale un movimiento lento, sin transmisión del peso del cuerpo, perdiendo el sentido de orientación para ubicarla en el rectángulo áureo. Por eso salta hacia arriba, porque no se siente seguro, para darle un plus a algo que ya está mal encarado de movida.
    El entorno de Coria es poco profesional. Deberían invertir unos cuantos dólares en hacer un análisis biomecánico del saque: filmar en supercámaralenta, ponerlo en una computadora, usar el software que convierte en “alambre” 3D el movimiento, chequearlo con el uso de sensores en todos los puntos claves (muñeca, codo, hombro, espalda, cabeza, frente del jugador -con la que apunta la pelota al momento de impactar-, cadera, rodillas y tobillos). O sea, que se vayan al laboratorio de biomecánica de Basilea para que lo estudien. Ahí, sólo ahí, saldrá el problema coordinativo que claramente exhibe en el resultado de sus partidos. De otra manera, Julio tiene razón, que saque de abajo. Pero que, para eso, se dedique al paddle, no al tenis.

  2. Omar Says:

    Otra cosa, y creo que es más importante aún. Hoy se devuelve mejor el saque de lo que se saca. Razón que explica la brusca caída en el rating de Andy Rodick, el saque más efectivo es el de los más ganadores de los últimos 12 meses. Federer, Nadal, Nalbandian y Ljubicic (éste último beneficiado, muchas veces, por la superficie), sacan estratégicamente, ubicando la pelota para forzar una devolución al lugar que ellos quieren para ganar el punto. Y observen algo, cuando puedan, le dan tanta importancia a la precisión del saque, como a la velocidad con que se recuperan luego de ejecutarlo. La tendencia, por la mejora de la devolución, tecnologías y materiales de raquetas, es a pensar en que el saque terminó su ejecución cuando el que lo hizo pudo pegarle a la devolución del rival.
    Si después de sacar me quedo mirando, seguro, a ese nivel, te embocan todo el tiempo. Coria saca, y parece esperar el bondi. Eso también le juega en contra.

  3. Tino Hargén Says:

    Gracias Omar por tus comentarios. Lo que no había pensado yo en mi imaginaria versión de un saque de abajo es que al ser un passing que pica corto sería muy atacable por el rival.
    Igual creo que la clave estaría en lograr un angulo abierto que complique, y al menos para Coria sería no regalar dos puntos por juego.

    A todos: Pido disculpas por mi segunda parte del post que es en materia de redacción un abuso manifiesto del verbo “retrotraer”, que ni siquiera se que si existe como verbo. Simplemente no se me ocurrió otro más futbolero para hacerme entender.

  4. Omar Says:

    Para “sacar” como si fuera un passing, imagino que el jugador debería tirar la pelota igualmente hacia arriba y esperar que baje mientras prepara un poderoso drive con todas sus fuerzas. Así y todo debe pegarle antes que toque el suelo. Por la distancia y ángulo que deja la red desde el fondo, el golpe carecería de la potencia y ubicación que adquiere pegándole a la pelota desde un saque normal, desde arriba hacia abajo.
    Pensá que en éste último, la pelota, que pesa tan sólo 35g, puede llegar a pesar muchísimo más (veinte, treinta veces), lo que pesaría con un golpe recto que baje antes de la línea de saque. Tenés, además, que un golpe desde el fondo, a modo de saque, la pelota también carecería de los efectos que la muñeca del sacador normal puede transferir a la pelota.

    Contra la devolución de un profesional, sólo un mejor saque puede complicarlo. Caso contrario, canasto y a practicar. O buscar un diagnóstico profesional, incluyendo psicólogo, y un buen abogado para gestionar el divorcio, en el caso de Coria.

    Trinchieri, la corto acá. El saque, pone medio endemoniadas a las bolas.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: